¿Cómo podemos ayudarte?
Alquiler de viviendas

Cómo recuperar la vivienda alquilada en caso de necesidad

Los contratos de alquiler que hayan sido suscritos tras la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos en junio de 2013, habilitan a los propietarios a recuperar dicha vivienda en caso de que tengan necesidad para ellos o para alguno de sus familiares.

Nueva regulación

El pasado 2013 se publicó una reforma de la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbano (LAU) y a partir de esa fecha, los contratos suscritos deberán regirse por la mencionada norma. La Ley que modifica la 29/1994 es la nueva 4/2013.

En esta publicación trataremos estos contratos, los nuevos, los realizados a partir de 2013.

1.-En qué precepto?

La posibilidad de recuperar la posesión de la vivienda arrendada en caso de necesidad del arrendador, viene recogida en el artículo 9 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, en concreto, en su apartado 3º, que habilita al arrendador a recuperar la vivienda entregada en arriendo antes de que finalice el contrato.

El mencionado precepto establece:

Artículo 9.3º LAU:

” No procederá la prórroga obligatoria del contrato si, una vez transcurrido el primer año de duración del mismo, el arrendador comunica al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada para destinarla a vivienda permanente para sí o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial. La referida comunicación deberá realizarse al arrendatario al menos con dos meses de antelación a la fecha en la que la vivienda se vaya a necesitar y el arrendatario estará obligado a entregar la finca arrendada en dicho plazo si las partes no llegan a un acuerdo distinto.”

2.-Qué cambios más significativos encontramos?

Las modificaciones más relevantes son:

  • La recuperación de la vivienda arrendada no podrá solicitarse hasta que no haya transcurrido el primer año del contrato. Si el contrato es posterior al 6 de junio de 2013 (momento de entrada en vigor de la Ley 4/2013), debemos aguardar a que transcurra un año para poder solicitar la recuperación de la vivienda por necesidad.

 

  • Se podrá recuperar la vivienda alquilada en caso de necesidad del arrendador siempre y cuando sea para sí mismo o cualquier familiar de primer grado de consanguinidad o adopción, o bien, para su cónyuge en los casos en los que exista una sentencia firme de divorcio, por ejemplo.

 

  • Como hemos visto, en el apartado 3º del artículo 9, se establece es que no procederá nunca la prórroga obligatoria, lo que quiere decir que en los casos en los que el contrato de alquiler se establezca una duración de dos o tres años, el arrendador no podrá recuperar la vivienda arrendada por necesidad hasta que haya transcurrido dicho plazo, pues el contrato no está en prórroga.

 

Lo que aconsejamos a los arrendadores es que hagan los contratos por una duración anual, logrando así tener siempre la posibilidad de solicitar la recuperación de la vivienda por necesidad del arrendador o de cualquiera de sus familiares ya que, una vez transcurrido el primer año de duración del contrato de arrendamiento, ya estaremos en prórroga legal a favor del arrendatario, el inquilino, hasta un total de tres años. Esto da la facilidad al arrendador de poder recuperar la vivienda tal como establece el artículo 9 de la Ley de Arrendamientos Urbanos.

3.-¿Cómo comunico mi decisión al inquilino?

La comunicación al arrendatario deberá realizarse con al menos dos meses de antelación a la fecha en la que la vivienda requiera ser recuperada y en todo caso, el inquilino deberá entregar la vivienda antes de finalizar el plazo indicado si las partes no llegan a otro acuerdo.

4.-¿Cuánto tiempo tengo para entrar en la vivienda?

El arrendador o el familiar que necesite la vivienda, tendrá tres meses para entrar a ocuparla. Si en ese plazo no se ocupa efectivamente, el antiguo inquilino podrá exigir nuevamente un plazo de treinta días para poder volver a la vivienda en cuestión e iniciar de nuevo el alquiler por un periodo de tres años.

El arrendatario, además, podrá exigir una indemnización si la vivienda no hubiese sido ocupada en el mencionado plazo de tres meses. Esta indemnización comprenderá los gastos que le ocasionó el desalojo, por ejemplo.

Por último, debemos indicarles que la solicitud de recuperación de la vivienda por causa de necesidad recogida en el artículo 9.3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, no puede realizarse en el primer año del contrato, pero sí a partir de que se cumpla y siempre requiriendo al inquilino como mínimo, con dos meses de antelación y siempre que el final del plazo, sea posterior al día de la primera anualidad.

Como siempre, desde “Escolano & Freixa” nos ponemos a su disposición para darles el mejor asesoramiento tanto si es propietario como inquilino de una vivienda en situación de alquiler.

Contáctenos.

Compartir

One Comment

  • Oscar sanchez

    ¿Es necesario aportar documentación adicional que justifique la “necesidad” de uso de la vivienda por parte del arrendador?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *