¿Cómo podemos ayudarte?
Overbooking en mi avión, ¿qué puedo hacer?

Accidentes de circulación: ¿tu vehículo es seguro?

Según datos de la Organización de la Salud (OMS), cada año más de 800.000 personas se dejan la vida en la carretera, 65.000 de ellas, en suelo europeo. En nuestro país, 9.000 fallecidos al año continúan siendo una cifra difícil de asumir. Y mucho más, si a esta cifra añadimos las 15.000 personas que tras sufrir un accidente de circulación quedan en situación de invalidez permanente y las 150.000 que resultan heridas de consideración.

Aunque los sistemas de seguridad aumentan, también hacen que se incremente la sensación de invulnerabilidad. Como resultado, los conductores terminan pisando más el acelerador. Es innegable que un coche bien diseñado puede salvar la vida a los “locos del volante”. Pero también es cierto que incluso las mayores medidas de seguridad resultan ineficaces ante un conductor irresponsable.

Aunque eliminar al 100% las probabilidades de sufrir accidentes es difícil, sí es posible minimizar los riesgos aplicando las medidas de precaución y seguridad pertinentes tanto para el conductor como para el vehículo.

Factores de riesgo más habituales al volante

  • Información insuficiente o inadecuada

¿De qué sirve un vehículo adecuadamente equipado si su conductor desconoce/no utiliza los elementos de seguridad? Con el simple gesto de abrocharse el cinturón, se reducirían 2 de cada 3 muertes en carretera.

  • Demasiados elementos de confort

A todos nos gusta que nuestro coche sea rápido y cómodo. ¡No hay nada como adaptarse a una conducción cómoda y confortable. El problema es que la conducción acaba convirtiéndose en algo automático y se baje la guardia con facilidad.

  • Alcohol/drogas

A estas alturas, ¿es necesario recordar que el alcohol o las drogas resultan incompatibles con una conducción segura? ¡Al ponerse al volante se necesitan los 5 sentidos!

Sistemas de seguridad

El objetivo de los sistemas de seguridad es eliminar el riesgo de accidentes al 100%. Sin embargo, no hay que olvidar que en la mayoría de los casos el siniestro se produce por alguna acción del conductor y no por fallo mecánico. Por ello, todas las marcas automovilísticas cuidan con el mismo esmero la seguridad activa como pasiva.

  • Seguridad activa: elementos técnicos del vehículo: robustez de la carrocería, fiabilidad del frenado, estado de los neumáticos…
  • Seguridad pasiva: medidas de precaución para limitar el riesgo de muerte o lesiones en un accidente: limitar la velocidad, no beber alcohol…

 

Un vehículo solo será efectivamente seguro si combina ambos elementos.

Elementos de seguridad activa para una conducción segura

Tren de rodaje

Son los elementos que hacen posible una conducción segura: resistencia al viento lateral, dirección fiable, buena manejabilidad, y en general, todos los instrumentos que permiten conducir en condiciones seguras.

Frenos

Los frenos son uno de los elementos clave de seguridad. Han de responder eficazmente en todo tipo de situaciones.

Neumáticos

Los neumáticos son otro de los accesorios de seguridad imprescindibles ya que constituyen el nexo de unión entre automóvil y asfalto. La elección de los neumáticos adecuados dependerá del modelo del vehículo y del tipo de suelo sobre el que éste se desplace habitualmente.

El tren de rodaje también incluye otros elementos de seguridad como la suspensión y los sistemas electrónicos, sobre todo el ABS y el ESP. Además debe posibilitar una conducción neutra y calculable en todo tipo de situaciones y condiciones climatológicas.

Compartir