¿Quién es el responsable por los daños producidos en mi vehículo mientras se encuentra en el taller?

Por la causa que sea resulta que debemos dejar nuestro vehículo en un taller para su reparación. Resulta que por las razones que sean nuestro vehículo recibe allí unos daños o bien mientras lo está probando el personal del taller sufre un accidente de tráfico ¿Quién cubrirá los daños de nuestro vehículo?

De entrada debemos conservar dos documentos:

  • La hoja de la grúa, si hemos llevado de esa forma el vehículo al taller

  • La hoja de entrada del vehículo en el taller, con la firma o sello del taller

Cuando dejamos nuestro vehículo en el taller se está formalizando un contrato de depósito. Desde el momento de la entrega el depositario que en este caso es el taller está obligado a guardarla y restituirla, en el estado que se entregó. Evidentemente ya reparado.

Por lo tanto el taller responderá de la pérdida del vehículo o de los daños que éste haya sufrido mientras estaba depositado en su taller.

El taller normalmente tendrá contratado un seguro de Responsabilidad Civil y será este seguro el que deberá abonarnos la pérdida del vehículo o los daños sufridos. En el caso de que el taller no tuviera ningún seguro responderá directamente.

¿Qué sucede si hemos perdido la hoja de entrada y el taller niega la recepción del vehículo?

La hoja de entrada no es más que el documento acreditativo del depósito, de manera que su ausencia obligará a probar el hecho por otros medios.

La ausencia de la hoja de entrada plantea al dueño del vehículo la necesidad de probar el depósito, pero, acreditada la entrega del vehículo, la falta de documentación no altera en modo alguno la responsabilidad del depositario, al contrario la agravará porque constituye una infracción administrativa.

¿Qué sucede si en las pruebas del vehículo por un mecánico del taller hubiera causado un accidente?

De entrada puede en ese accidente la culpa puede ser de un tercero o del operario del taller. Si es en el primer caso responderán de forma solidaria tanto la aseguradora del taller como la aseguradora de ese otro vehículo.

  • La responsabilidad solidaria significa que podremos reclamar a una u otra aseguradora.

En el supuesto de que la culpa sea del propio operario del taller. Los daños sufridos por nuestro vehículo los abonará la aseguradora del taller y los daños sufridos por el otro vehículo y sus ocupantes serán sufragados, de forma solidaria, por la aseguradora del taller y la nuestra.

© Escolano Freixa. Todos los derechos reservados. Diseñado por IndianWebs.